Buscando a Deneb. Juan Octavio Dominguez (+25-10-2010)

Cisne negro.

Te lloran los tuyos por el barrio Santana, tal como tu padre, Juan Octavio, acurrucaillo, has cogido los bártulos camino de las estrellas.

Alli te espera el Club de los Veinte en pleno para cantarte “Noble Villa” , pegarán tiros de salva y todos seguireis  el sueño eterno, de los justos dicen.

La noche pasada tus compañeros de Cygnus, de riguroso luto han apuntado sus cacharros, todos en el mismo sentido; tras la luna en decreciente ahora que asomaba por la Dehesa los Machos señalandote el camino que has de seguir tras Deneb para allí encontrar el  descanso en la eternidad de tu Cruz del Norte.

Descansa en paz.

Fotos: De Cygnus Valverde.

Vídeo: AROAL

4 Comentarios »

  1. Precioso video Andres.

    Muchas gracias por este homenaje a Juan Octavio,uno de los fundadores de ese gran sueño llamado Cygnus Valverde y sobre todo luchador nato,gran amigo y persona.
    Perdurará en nosotros, como las estrellas en el cielo.
    Un abrazo

    Juan Fco. Alcaría, Presidente de Cygnus Valverde

    • No sabía que también estabas en Cygnus y menos que eras su presidente.

      Te ruego que traslades mi pesar a su familia, no tengo sus correos para hacerlo pesonalmente.

      Gracias por tu comentario, un abrazo

  2. Posiblemente, amigo Andrés, la haya encontrado para habitarla siempre. Y el camino hacia Deneb no lo ha recorrido solo. Su hermano Federico, su padre, su madre, y tantos amigos que se fueron antes, a buen seguro que se han acercado para mostrarle el camino. Gracias por todo lo que has narrado sobre nuestro padre con el pálpito de tu letra y con la dulzura de tu imagen. Se fue sereno, como sereno vive en los corazones de quienes lo conocimos. En estos momentos de intenso dolor nos alivia su recuerdo, saber cómo era, cómo se mostró con los suyos. Y los suyos no éramos sólo nosotros, el pequeño grupo de su familia, sino aquellos con los que echaba un rato, compartía un café o una cerveza, trabajaba con la Virgen del Reposo, su devoción más profunda. Vienes de una familia inmensa, que sabe entender y enseñar lo verdaderamente importante y hermoso de esta vida, y eso se nota en cada gesto que esbozas, en cada coma en la que te paras. Gracias por ser como eres.

    Un fuerte abrazo de Pedro, Ana y Juan Octavio, sus hijos. Y de Pepi, su mujer.

    • Cuando te pones a preparar una entrada en este blog, en esta libretilla de notas; escribes, montas y sonorizas imágenes, sueñas y rebobinas, sobre todo rebobinas hasta llegar al momento cuando, sin pensarlo casi, pulsas “enter”, osea ¡Ahí vá!, sin saber bien quien te leera, es como el que envía una paloma mensajera.
      Unas veces, las más, no vuelve. Otras, al cabo del tiempo, recibes respuesta.
      Pero otras, como hace pocos minutos, con vuestra entrada llega una, no, para mi, ¡un bando!, como los que se ven por “el Frenajoso”.
      Conforme leía, se ha disparado la moviola llena de imágenes de babys, gomas de borrar, tinteros y bancas, de lecheras aboyadas camino del Cuco, de olores a calostros, de dulzura de Rocio “La Gata”, de lajas mojadas por jarales llenos de rocio en mañanas de monteria, tocino recien braseado en borrajo de jara, borceguiles y traje de pana, de la imagen de vuestro abuelo, de espuertas de garbancitos tostados, de la Santa Ana de nuestra niñez, etc.etc..
      ¡Cuanto dolor hecho ternura me habeis transmitido!
      Un abrazo para vosotros y salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s