Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Musica’ Category

Columpios, bambas, meceores…

 

Qué bonita está la niña 

en el columpio subía

entre los pinares verdes

disfrutando de este día.

el columpio

Mosito que está en la puerta

entre usté y me meserá

que los que me están mesiendo

han comido poleás .

La fiesta del columpio, se tiende a ubicar en el contexto del Carnaval interpretandola, por tanto, como rito de inversión se tiende a ubicarla en la mitad occidental de Andalucía, especialmente en los pueblos y aldeas de Huelva (la Sierra) , Sevilla (Aljarafe) y Cádiz (Sierra). También, ya en primavera y comienzos del verano en romerias y sanjuaneras.

Solían ser los Santos Viejos  (San Antón, San Sebastián, San Ildefonso, San Blas y Santa Agueda) coincidiendo con la matanza, los encargados de abrir un tiempo de espera hasta la llegada del Carnaval (tiempo propio para transgredir los papeles más inamovibles de la sociedad tradicional).

El caracter festivo de la matanza tan unida a San Antón (17 de enero), hacía que ese día fuera en muchos lugares es escogido para poner los primeros columpios.  Los más viejos de Rosal de la Frontera, para entretener a los niños, hacían el remecero con una soga en  un arbol poniendo como asiento un saco lleno de paja.

San Antón mató a un marrano

y no me dio la morcilla

A San Antón le voy a dar

con un palo en las costillas.

La tradición carnavalesca en aquellos pueblos y aldeas quedó seriamente diezmada con la Guerra Incivil. En Valverde afortunadamente se mantuvo en nuestros campos, lugares y chozas.

El eco de las bambas llegaba hasta el Miercoles de Cenizas, tras el cual el silencio cuaresmal se imponía sobre el jolgorio de las coplas. La pervivencia y fuerza de lo festivo hace pensar a muchos que es en el Carnaval donde hay que buscar el origen del Columpio.

Fuentes:Al vaivén del columpio: fiesta, coplas y ceremonial

Escrito por María Jesús Ruiz,José Manuel Fraile Gil,Susana Weich-Shahak

Read Full Post »

Albéniz, un catalán enamorado de Andalucía

Quiero la Granada árabe, la que es todo arte la que toda me parece belleza y emoción y la que puede decir a Cataluña: Sé mi hermana en arte y mi igual en belleza”(*) 

albeniz

Son casi 20 obras las que compone Albéniz inspiradas en Granada, lo que representa como en Falla, una inspiración casi obsesiva, decía de Granada: “Sólo a ella le debo lo poco o mucho que he hecho…”.

Con Albéniz se inaugura el denominado “Alhambrismo musical”. “No puedo describir mi permanencia en esta tierra de ensueño sino componiendo ” , le escribía a Enrique Moragas, su amigo, en la primavera de 1881.

Albéniz nace el 29 de mayo de 1860 en Camprodón, en el Pirineo catalán, lugar donde estaba destinado su padre, oficial del cuerpo de aduanas. Niño prodigio, comenzó a tocar el piano desde muy pequeño. Como dijera Rubinstein, refiriéndose a él, “era pianista desde antes de nacer”. A los 4 años compone una marcha militar en honor al militar Prim.
Albéniz llegó por primera vez a instalarse en Granada en julio de 1881 con la edad de 21 años, ya en 1872 con la edad de 12 años estuvo en esta ciudad dando conciertos como niño prodigio, asombrando al público granadino por su precocidad. En ese tiempo creó amistad con el granadino Cándido Peña y a su vuelta a Granada en 1881se hospedó en su casa.
En aquel año se enamoró de Lina Contreras, la bellísima hija de Rafael Contreras, arqueólogo conservador de la Alhambra.

Enfermo, en 1908, se trasladó a la localidad de Cambo les Bains (Aquitania, Francia) donde murió en 1909 añorando a su morena España y a su Granada.

Albéniz posee una pieza llamada Tango con un ritmo parecido al tango español, es decir, ritmo de habanera que es la que hoy les presento con la barítona como instrumento solista.

baritona 1

(**)La barítona nace, por lo tanto, con el objetivo de cubrir una carencia tímbrica de la agrupación tradicional catalana, puesto que los dos instrumentos más graves de la cobla, el fiscornio y el contrabajo, no tienen la amplitud armónica que puede ofrecer un instrumento de doble caña.

La barítona forma parte de la moderna COBLA catalána. La Real Academia Española admite cobla en español, siendo en Cataluña, conjunto de músicos, generalmente once, que se dedican a tocar sardanas.La historia de estas bandas de música la inician los liberales, que inventaron la sardana para contrarrestar el éxito de la contradanza que bailaban los carlistas. Al principio, esta música de baile se cantaba (fue muy célebre la sardana ¡Viva el ejército!, y no es broma), se inspiraba en las melodías populares (óperas italianas, jotas, coplas y coplillas) y se tocaba con los instrumentos a mano. Es decir, con chirimías y tamboriles en los pueblos pequeños, con la banda municipal en pueblos de más enjundia.

baritona 4 1895

Resulta curioso que nació como música moderna, progresista, liberal y urbana, republicana y españolista. Los azares del destino hicieron de ella, años más tarde, el emblema del catalanismo. Justo en ese momento, la cobla, la orquestina sardanera, se estancó y frenó su evolución armónica, quedándose como estaba desde entonces hasta hoy. Un siglo sin apenas cambios, ni ideológicos ni musicales. No deja de ser curioso.

baritona 3 cobla

(*)Orozco Díaz Manuel, Op. Cit. pp. 47-48

Fuentes. PAPELES DEL FESTIVAL de música española DE CÁDIZ
Nº 5 Año 2010

“ALBÉNIZ, FALLA, GRANADA Y EL FLAMENCO”
Juan Miguel Giménez Miranda

(**)http://luissoravilla.blogspot.com.es/2013/10/lasuperchirimiabaritona.html

Read Full Post »

Momentos

      (Lapsos de tiempo más o menos largos que se singularizan por cualquier circunstancia)

Transita de nuevo el tiempo de un año 2014 a otro, el 2015 que ahora se nos termina. Un año más sin la Transición tan cacareada por muchos como excusa para no hacer nada,  pretexto de otros para seguir haciendo lo que les viene en gana.

2015-12-26 16.19.51

Llanto de atención y protesta de nuestra, de momento, última nieta que en la Pila del Templo sevillano y Bernardiano,  arrabal de toreros y ferroviarios de antes, recibe sus primeras aguasbenditas, luz y aceite incluidos. Primeros pasos… en una nueva vida. 

Selfie de primos, sobrinos todos, entorno a su ídolo aqui en Sevilla, a la vera mismo del rio grande, entre el Alamillo y la Barqueta, junto al Jardin de”Las Damas” y la Venta gatuna de Becquer,  cercano a donde Susillo vino a buscar su vída libre y definitíva.

2015-12-26 16.26.47

Mis mellis corretean a su libre albedrío en su nuevo patio; placitas de San Lorenzo y San Antonio; …”abello,…mía, mía..” 

Sobremesa rompiéra en tiempos de carnavales salineros, cigarrillo con Manuela y Daniel conversando entre pateras y gaviotas de las buenas.

2015-12-26 16.27.16

Mañana sevillana en  Los Venerables; Elena, Murillo, la paz de los patios y la música del padre Ayarra en uno de los mejores órganos de Sevilla, después aperitivo de Casa Román… 

Sevillanas, fandangos y habaneras ….entre amigos y buen vino… ; Valverde.

Noche mágica en Pilatos, arte y compás de los Fernández Montoya con las diosas  y el dios bifronte de la fuente central,  por testigos; ¡ qué olores!, qué luz…, ¡¡dios mío, cuanta magia!!. Sevilla.

2015-12-26 16.28.17

La sinfonía hecha flamenco, el flamenco hecho sinfonía de la mano de Jesús Bola;…MAIRENA, don Antonio.

2015-12-26 16.31.38

Cumpleaños de pasión, alegría de un sábado santo perpetuado en una mujer, con nombre de Señora de la Montaña en el pirineo catalán, nuestra hija Nuria, madre de la otra Nuria en enero bautizada.

Santa Marta por San Francisco; sobriedad, elegancia , belleza y majestuosidad al procesionar; Semana Santa de Sevilla.

2015-12-26 16.30.48

Hasta el último momento, luchador. Ejemplo en el saberse ir. Fuimos compañeros de mesa en la Academia de Valverde.  Felix

2015-12-26 16.32.30

Cormoranes de Ria Formosa en donde encuentro la paz y el tempo algarvio del saber vivir.

Rocio y Giralda, campanillas bajo el campanario majestuoso de la torre Grande, Torre del Oro que se mira al espejo por sus doce lados;… rocio urbano en la Sevilla rociera. Pelli zco, cuando por SanTelmo sale .

2015-12-26 16.34.43

Mañana solemne de Jueves de Corpus, cuando la Hiniesta municipalina recibe y despide a la Sevilla añeja y plateresca. SEVILLA.

LA CALÓ, mañanita de San Juan en el Alosno. Hay que moverse para disfrutar del fandango parao de Alosno. Huelva.

2015-12-26 16.37.06

Nuestro amigo y vecino el Camaleón, el medio ambiente. Islantilla.

2015-12-26 16.35.41

Se nos fue uno y varios a la vez. Clarinete en la banda, el último. El primero a la hora de hacer ciudadanía, fundamental en la Coral, periodista en horas libres, tendero, siempre dispuesto a todo. Cordial y afable, siempre amigo. Sebastián.

2015-12-26 16.37.38

Y llegó septiembre luminoso, vibrante, espectacular. Anduvo la Virgen de Cabezo en Cabezo hasta terminar llorando, lloramos todos de emoción y alegría aquella madrugada del 13 de septiembre ante el Señor del Santo; Madrugada de la Virgen.

2015-12-26 16.38.23

Carlos I la regaló a los Caballeros de  la Orden de Malta, 1565. Coincidimos el 21 de septiembre fiesta Nacional. Y fue en Sevilla en el Real Alcázar a donde Isabel de Portugal vino a casarse con Carlos, aquí dejaron pruebas más que suficientes de su paso por la historia de esta ciudad y de este Alcázar que pronto, muy pronto nos mostrará sus entrañas en la Cripta del Patio de Banderas para darnos a conocer  Sevilla, desde su fundación en el SigloIX (A.C.) ,hasta el siglo XI (D.C.).

2015-12-26 16.38.57

Por ultimo, un recuerdo muy especial a dos de los grandes que se nos fueron este año;  Manuel Molina, “Manuel”, y Francisco Díaz Velázquez.

2015-12-26 16.41.37

A todos, Feliz 2016

Read Full Post »

Malta

LA ORDEN DE LOS CABALLEROS DE MALTA

 

En 1530, Carlos I de España cedió el archipiélago, a la Orden Hospitalaria de San Juan. Para este pequeño país, convertirse en bastión de unos caballeros guerreros provocó cambios arquitectónicos y administrativos. La capital era Mdina, pero las aspiraciones militares y navales de la Orden provocaron que hiciera falta un puerto para ser la ciudad más importante de la isla. Puertos había tres, las hoy en día conocidas como Tres Ciudades: Birgu o Vittoriosa; Isla o Senglea; y Bormla o Conspicua. Lo siguiente era fortificar la zona, primero con la línea Margarita y más tarde con la línea Cottonera.

Malta-Senglea

Senglea

En Senglea se encuentra una iglesia importante para los malteses: el santuario de Nuestra Señora de las Victorias y de Jesús el redentor (Cristo Caido).

A9200736

2015-09-20 10.40.55 HDR-Recuperado

¿Por qué de las Victorias? Porque se celebra el 8 de septiembre, el día en que finalizaron, con la victoria maltesa, las dos principales guerras-asedios de la isla. En 1565, el asedio del Imperio Otomano lanzado por el propio Suleiman cansado de los continuos ataques de los caballeros a Tunez y con la intención de que fuera base para la conquista de Europa. En 1943, el sitio de Malta de la Segunda Guerra Mundial, aunque esta fecha no es tan “clara”.

2015-09-20 10.45.09

2015-09-20 10.45.53

Permanecía aún en mi retina las imágenes de un Cristo Caido, nuestro Señor del Santo, recibiendo en su Ermita a su Patrona triunfante entre palmas y música, cuando en el mediodía del domingo 20 de septiembre visitábamos la Iglesia de Nuestra Señora de las Victorias, “La Bambina” para los malteses. Impresionante su imágen en plata presidiendo el Altar Mayor.

 

2015-09-20 10.46.48

Cristo caido

Pero fue, al pasar a las dependencias del lateral derecho cuando en una esquinita me sobrecogió la impactante imagen, tras el cristal de la cara del “Cristo Redentor” caido hasta más no poder, fue entonces cuendo conecté con nuestro “Señor del Santo” frente a la Virgen del Reposo bajo su cúpula, hacia sólo días.

Después, en la comida ya en el hotel, wifi mediante, entré en el Facebook en donde conocí  la sentida noticia de una hermana “nazareno negro” que acababa de culminar su “Golgota”. Ya de vuelta, este vídeo que a continuación publico intenta plasmar mis sensaciones que comparto con todos.

Per te partiró.

Cuando vivo solo
Sueño un horizonte
falto de palabras.
En la sombra y entre luces
Todo es negro para mi mirada.
Si tú no estás junto a mí….aquí.

En tu mundo
Separado del mío por un abismo.
Oye
Llamame
Yo volaré
A tu mundo lejano.
Por ti volaré
Espera que llegaré
Mi fin de trayecto eres tú
Para vivirlo los dos.
Por ti volaré
Por cielos y mares
Hasta tu amor.
Abriendo los ojos por fin
contigo viviré.
Cuando estás lejana
sueño un horizonte
falto de palabras.
Y yo sé que siempre estás ahí, ahí,
una luna hecha para mí,
siempre iluminada para mí,
por mí, por mí, por mí
por ti volaré
espera que llegaré
mi fin de trayecto eres tú
contigo yo viviré
Por ti volaré
por cielos y mares
hasta tu amor.
Abriendo los ojos por fin
contigo yo viviré.
Por ti volaré
por cielos y mares
hasta tu amor.

Read Full Post »

Habanera gaditana

BAELO CLAUDIA.Mayo 2013

BAELO CLAUDIA.Mayo 2013

“Canto un tango y es una habanera…, la misma manera…y el mismo compás…”

Conforme suena la habanera en  el piano con peñízco de Manolo Carrasco la mente se me vá desde Bolonia a la Plaza de San Antonio, desde Chiclana a Valverde, de Camarón al Gatillo, desde los Silillos a la Bahía…

Estoy con quien dice que la música ni se crea ni se destruye, se transforma. Tirabuzones se hacían las gaditanas con las bombas de los fanfarrones y con piedras en los bolsillos, como pastores de la rivera, venían los valverdeños por esa calle peñuelas…Habanera y tango, tango y habanera de Valverde y de todo Cái.

Plaza de San Antonio de pregones y tangos en Cái. Recortes de suelas, sillas zapateras, habaneras sobre sillas zapateras de la Calle Peñuelas.

Valverde por Cái, don Rodrigo Caballero casado con chiclanera, valverdeños en Cái. De Valverde partío a Cádiz y Tarifa el mariscal que nos defendió de los gabachos. Y en Madrid el valverdeño don Rodrigo representó a Cádiz ante la Corte con plenos poderes.

Prioste del Regidor perpetuo, el Nazareno de Santa María, fue Caballero marcandole ruta al Kichi alcalde gaditano de actualidad.

Desde la  Línea, a San Roque, Conil a Chiclana y Cádiz  son muchos los valverdeños que entenderan conmigo lo que he querido transmitir en esta habanera con imágenes únicas de una ciudad que, mira por donde, fueron franceses los que nos la descubrieron y enseñaron a respetarla y admirarla; Baelo Claudia.

Read Full Post »

“VALEU a PENA” o “Vale la Pena”

maxresdefault

“Una mañana, estando en casa, sonó el teléfono y contesté…; Era una voz, en español, la que al otro lado del hilo… contó; hace un tiempo, en Lisboa, una noche de fados, oí cantar un fado que me encantó…pregunté por su autor …y pude lograr su número de teléfono… 

Estoy empeñado en grabar su fado “Valeu a pena”, en español  y para ello desearía su consentimiento para tener “Vale la pena” en su versión autorizada en español…

É razoável (está bien), respondí ; Mas a primeira grabela em espanhol, envia-me, e se é bem cantada, então… (pero primero, grabela en español, me la envía… y si está bien cantada, entonces…

E…¡ ele cantou bem, ele cantou bem! (Y… ¡la cantó bien, la cantó bien!)

Valeu a pena, fue compuesta por Mario Moniz Pereira en 1954  siendo de las más de 100 composiciones de Moniz Pereira, una de las más populares versionada por 18 interpretes de Portugal, Brasil y la versión en español de Diego Romero Álvarez de 1974.

Mario Moniz, como Diego Romero no era músico, ambos tocaban el piano de su casa familiar de oido. El profesor Moniz, gran amante del cine aprendió a tocar de oido los más famosos temas de películas pero un día, desde una ventana en un paseo lisboeta, oyó como alguien al piano interpretaba un fado. Corrió a casa y no descansó hasta lograr tocar ese fado en su piano.

mp08

Mario Moniz Pereira

Noventa y cuatro años de edad, nació el 11 de febrero de 1921. Hace dos años, con motivo de un homenaje que el Sporting Club de Lisboa le hacía, en una Casa de Fados de Alfama, para celebrar su larga trayectoria como uno de los mejores deportistas de Portugal a lo largo de su dilatada vida.

El profesor Moniz Pereira se dispuso a cantar una de sus más celebradas composiciones; el fado “Valeu a pena” (autor de letra y música) para complacer las peticiones de los asistentes, fue entonces cuando saltó la anécdota que acabo de reproducir al principio de mi entrada.

Veamos el vídeo con las dos versiones; la de su autor y la versión autorizada en castellano de Diego.

Read Full Post »

La maldita costumbre de cantar (*)

“Un cura trajo a la Antonia

Y otro cura la tomó

Cada cual tenga la suya

Que también la tengo yo…”

Después de 1765 la copla superó en protagonismo al baile. Primero, se convirtió en instrumento de lucha de los bandos que pugnaban por el control de las elecciones de diputado y síndicos personeros del común. Más tarde, se volvió contra los responsables de su aterrizaje en la escena política. Quienes en su afán por dominar los municipios se habían valido de las cuadrillas para denigrar a sus opositores acabaron por convertirse un decenio más tarde en sus víctimas. Las letras de las coplas, consideradas hasta entonces medio necesario para denunciar los abusos de poder, devinieron “abominables atentados” contra la honorabilidad de la “gente de buena condición“. De ahí que quienes tocaban poder, asustados ante la posibilidad de convertirse en objetivo de las cuadrillas, se propusiesen acabar, no ya con la copla, sino con la “maldita costumbre de cantar”.

Las reformas de Campomanes convirtieron la canción popular en elemento de confrontación. La elección de los nuevos empleos dio lugar a la formación de grupos manipulados por oscuros personajes, “causantes de “graves escándalos entre los vecinos, disensiones y discordias”.

El voto se convirtió en una mercancía que se compraba con promesas de trabajo y regalo de productos de primera necesidad. El clero tuvo fuerte presencia en la manipulación de las elecciones. Algunos eclesiásticos se convirtieron en dueños de los pueblos y responsables de enfrentamientos políticos.

En 1768, Valentín González, un vecino de Jabugo, se querelló contra el presbítero José Romero “por haber movido graves escándalos … captando a electores de diputado de abastos y síndico personero para que eligiesen parciales de dicho eclesiástico … y fijar varios libelos difamatorios en las puertas de muchos vecinos (en los que) difamaban a las personas y familias más distinguidas en las cosas de mayor gravedad” (AOH Leg 316).

Don José, pariente de los alcaldes de la villa, fue “cabeza de bando” en las elecciones a diputados y síndico del común. Sus métodos diferían poco de los que utilizaron un siglo más tarde los caciques de la Restauración. Presionaba con argumentos morales a los vecinos para que decidiesen los electores “a su devoción”, facilitaba a los votantes papeletas con los nombres de sus candidatos y en ocasiones agradecía el voto con dinero o la condonación de deudas.

El cura fue autor de pasquines que fijaba en las puertas de sus opositores, “descubriendo defectos de sangre o vicios”. En esta tarea le ayudaba una cuadrilla de mozos con la que rondaba el pueblo de noche. El contenido de sus libelos era tan popular en Jabugo que “hasta los niños los publican”, una expresión que hace pensar en la utilización de menores para cantarlos. El querellante acusaba al clérigo de “haber encendido un fuego muy fuerte” y de dividir el pueblo en dos bandos.

En la década de los setenta, las cuadrillas, alertadas del poder de la copla, la emprendieron contra estos oscuros personajes. Una boda interesada o sus amancebamientos eran ridiculizados en sus letras y denunciados como exponentes de la sinrazón de “eclesiásticos y seglares distinguidos”. Las autoridades trataron de frenarlas con Autos de Gobierno y penas de prisión.

En 1773, Callejas, Cruz, Sánchez Moya, García Caballero, García de la Santa y Caballero Bolaños, eclesiásticos de Valverde, impresionados por el caso de una mujer a la que los mozos habían dedicado algunas “coplas ofensivas“, exigieron a Francisco de Solís, arzobispo de Sevilla, que reclamase a las autoridades más celo en la vigilancia de los “excesos“. El prelado no contestó la carta, una omisión que los eclesiásticos atribuyeron a sus numerosas preocupaciones. El último firmante del escrito, el vicario Caballero Bolaños, fue una de las primeras víctimas de “las abominables coplas“.

Francisco_de_Solís_y_Folch_de_Cardona

El veinticuatro de octubre de 1773, los alcaldes de Valverde publicaron un bando precedido de algunas consideraciones sobre el malestar creado en el pueblo por los cantares:

De algunos días a esta parte han sido repetidas las quejas con que se han lamentado ante sus mercedes distintos sujetos de este pueblo de la primera distinción, así del estado eclesiástico como del secular, e igualmente varias mujeres honradas, mozas y casadas, pidiendo y suplicando se castigasen con las correspondientes penas a varios hombres de este pueblo que andan todas las noches por las calles públicas, desde prima noche hasta el día, en cuadrillas diversas de diez personas y aun de más, cada una cantando distintas y repetidas coplas incesantemente, las más abominables y escandalosas que jamás pueden haberse oído, lastimando en ellas atrevidamente a varios sujetos, con denominación de individuos, con la honra, nacimiento, vida y costumbres, así de señores eclesiásticos como de seglares distinguidos, mujeres casadas y doncellas, con cuyo motivo se halla el pueblo perturbado, escandalizado e inquieto clamando a una vez por el castigo de semejante atrevimiento y osadía a vista del temor y horror que les ha causado lo torpe de los cantares en que se han cometido muchos pecados públicos de que tanto se ofende la majestad de Dios Nuestro Señor y deseando Sus Mercedes evitar tan perjudiciales daños, que cesen tantas maldades, que no se originen otras malas consecuencias y que esta república goce de paz y quietud, acordaron publicar este Bando” (AOH Leg 525).

El texto endurecía extraordinariamente las penas. Toda reunión nocturna y callejera de más de dos personas era considerada delito, aunque se celebrase con fines “honestos”. Los cantares “torpes o deshonestos” fueron terminantemente prohibidos, incluso en privado.

Cualquier canción que denigrase el honor de las personas quedaba sujeta a la consideración de “copla indecente”. Particular atención mereció a las autoridades la tonada “del cundí” que había “lastimado tantos sujetos, créditos y honras”. A cualquier mozo que participase en las cuadrillas le aguardaba una sanción de diez ducados, una cifra alta comparada con las multas establecidas en los Autos de Gobierno anteriores. La misma sanción aguardaba a los padres que consintiesen a sus hijos cantar las coplas. A los que fomentasen las rondas de los mozos se les amenazaba además con la aplicación del Auto Acordado del Consejo de Castilla de cinco de mayo de 1766 y su reducción a “enemigos de la patria y su memoria por infame”.

La pena más grave, la prisión, se reservaba a las mujeres que interpretasen el cundí.

Finalmente, las autoridades amenazaban a quienes criticasen el bando con los castigos reservados a las cuadrillas. (AOH Leg 525)

Los principales destinatarios de las tonadas del cundí fueron los oficios de los cabildos y los miembros de la Iglesia. Algunos eclesiásticos llevaban un modo de vida incompatible con el estado clerical. Sus vicios, impropios de una institución que se presentaba como paradigma de la perfección moral, no podían quedar impunes. El desorden más extendido y escandaloso era el amancebamiento. Algunos curas vivían como si fuesen casados.

No era sin embargo la carne el único pecado. También los había que bebían en exceso, jugaban a los naipes, llevaban armas, traficaban, prestaban dinero y vivían de espaldas a sus obligaciones. Las cuadrillas se convirtieron en el azote de estos comportamientos. Sus miembros eran generalmente rudos hombres de campo que, ebrios de aguardiente, dejaban que desear y eran fácilmente manipulables. Compartían empero la necesidad de cambiar las cosas aunque no alcanzasen a vislumbrar que su lucha contra la sinrazón, menos estética que la de Goya, era igualmente eficaz y destructiva. Por ello las cuadrillas se convirtieron en verdugos sociales que actuaron, sin conmiseración, contra hombres y mujeres “honorables“. Muchos de sus miembros se vieron envueltos por ello en penosos procesos judiciales.

El más conocido fue el que el fiscal eclesiástico abrió a Francisco Caballero Bolaños, cura de Valverde, por vivir con Antonia, su criada, una moza zalameña de treinta años.

Ambos dormían en el mismo cuarto, aunque en camas separadas. Habitualmente salían a pasear los días de fiesta. Habían viajado juntos a Cádiz, Huelva, Manzanilla, La Rábida, Trigueros y aldeas de Valverde. Debido a la oposición de su padre, que comparaba su casa con “una sinagoga”, la sirviente se marchó a Zalamea pero regresó ocho días más tarde. El clérigo salió a recibirla al Pilar y la agasajó con alfajores y bizcochos.

1233566_364959656970232_533276110_n

Las cuadrillas les daban “locajadas” al amanecer y se congregaban en su casa a cantar “las tonadas del cundí”.

Una noche el cura, cansado de sus desmanes, les disparó una perdigonada e hirió a tres mozos. Las autoridades se las vieron y desearon para evitar que quemasen la casa y dictaron un bando prohibiendo, una vez más, las coplas indecentes.

Se han conservado cinco de estas tonadas:

 

El cundí como es tan chulo

Me ha dicho al oído a mí

El vicario no es casado

Pero sí casi sí.

 

El padre vicario quiere

Que no le canten el cundí

Echa a la Antonia de casa

Y así se consigue el fin

 

Un cura trajo a la Antonia

Y otro cura la tomó

Cada cual tenga la suya

Que también la tengo yo

 

El caballo del vicario

Que buena surra merece

Camino de Zalamea

Cayó a la Antonia tres veces

 

Señor padre vicario

Eche Usted la moza fuera

Que el lugar se está abrasando

Y con poquita candela.

 

El cura valverdeño, en un tono culto e ilustrado, rechazó la acusación del fiscal. Durante su confesión, que se produjo en la cárcel de Sevilla, analizó el perjuicio que las coplas ocasionaban “a personas condecoradas de toda condición” y las dificultades con las que tropezaban las autoridades para controlar las cuadrillas. Su confesión fue un alegato del pensamiento ilustrado sobre diversiones populares:

 “En dicha villa ha habido de muchos años a esta parte y se presenta hoy la depravada costumbre de cantar coplas ofensivas a todo género de gentes, sin reserva, ni a los religiosos ni a los propios seculares ni a los justicias y capitulares, ni a las mujeres de honor, sean casadas o doncellas, y ahora con motivo de haber llegado allí una tonadilla que llaman el cundí, que está extendida no sólo por esta ciudad sino principalmente por todos los pueblos y que antiguamente se cantaba, según ha oído decir el confesante, se han excedido aquellos vecinos en tanto desafuero en los expresados cantares indecorosos a la estimación y crédito de todas las gentes que no han tendido forma de contenerlos ni por consejos saludables que les han dado, ni por reprehensiones que han hecho en el púlpito varios predicadores, entre ellos el confesante, ni por repetidos bandos que han publicado los justicias, ni por haber puesto en la cárcel a algunos vecinos por inobediencia.

 Y así es falso que tales coplas se hayan fomentado por el escándalo que se supone dado por el que confiesa pues las mismas o peores cantaban a las demás personas condecoradas de ambos sexos, sin haber dado tampoco motivo para ello, sino por ser propensión de aquellos que naturalmente de este modo satirizan a todos y como ellos son por lo común los que se ejercitan en esto una gente rústica, ociosa y de ninguna crianza y salen por lo común de ellos con más calor … no se paran en lo que cantan ni pueden reflexionar las continuas ofensas que hacen a Dios y los perjuicios que infieren a las personas a los que se dirigen y el uso que tienen en esto es ir de cuadrillas por las calles y se paran donde quieren y se ponen a cantar a las puertas, sea de la calidad que fuere, llevando muchas veces sobre un jumento un pellejo de vino del cual van bebiendo de rato en rato … Los nuevos justicias que han entrado este año han publicado bando muy riguroso prohibiéndolos bajo diferentes penas” (AOH Leg 525).

El largo proceso, más de dos años y más de doscientos folios, tuvo un desenlace inesperado habida cuenta del rigor con el que las autoridades trataban el amancebamiento.

La dialéctica del eclesiástico valverdeño, una acertada defensa, la deserción de algunos testigos del fiscal y los testimonios cualificados de su padre y de los oficios del cabildo, le valieron un pronunciamiento absolutorio y dejaron extendida la sospecha, compartida por el fiscal, de que la acusación había sido inducida por Antonio Ortega, otro cura de la villa, con el que el acusado mantenía abiertas discrepancias.

Había indicios para sospecharlo: Ortega había sido promotor de la actuación del fiscal y nunca había condenado el comportamiento de las cuadrillas. El propio ministerio público lo reconocía: “Nunca ha condenado el vicio, como los demás curas, antes bien ha procurado en cierto modo apoyarlo y defenderlo y los testigos de la sumaria parece que tenían alguna coaligación con él”. (AOH Leg 525)

Necesariamente debemos profundizar en el escrito del fiscal eclesiástico, un alegato de dieciséis folios, una extensión inusual para un trámite que normalmente ocupaba dos o tres, en el que desmontó uno a uno los cargos que pesaban sobre el acusado. Su supuesta “dama” era su prima y por ello lo llamaba, en público y privado, “Frasquito”. Su padre no sólo no la detestaba sino que la había criado como a una hija. Las personas que los habían visto juntos fuera de su casa siempre los habían encontrado en compañía de otras personas y nunca los habían hallado en situación de la que suponer el pecado de la carne.

 Al fiscal, pues, no lo quedaba otra alternativa que pedir su absolución: “Que se absuelva y de por libre al referido vicario, se le conceda licencia para el uso de sus empleos, reservándose su derecho para que use de él como le convenga”. (AOH Leg 525).

La calificación de los hechos no podía pasar por alto el asunto de las coplas. Lo que el fiscal Páez opinaba sobre la cuestión no era diferente de lo que había confesado Caballero Bolaños: “El uso de estos cantares es muy antiguo en Valverde y no se liberan de ellos las personas condecoradas de ambos sexos, ni aun los mismos justicias, y por esta razón padeció mucho el vicario antecesor del actual, sin haber dado causa alguna para ello, sino sólo por motivo del casamiento de una hermana suya … y dos testigos han dicho que desde que tienen uso de razón … han conocido cantarse coplas satíricas e injuriosas … y han oído a diferentes mozuelos cantar con insolencia” (AOH Leg 525).

La actuación de las cuadrillas fue objeto de investigación separada.

 Iniciaban el trámite tres documentos decisivos: Los Autos de Buen Gobierno de 1755, redactados por Montaner y Granado, alcalde y abogado de los Reales Consejos, los Autos de 1773 y el bando al que se ha hecho referencia anteriormente.

Los tres contenían claras advertencias a los mozos para que cesasen en sus excesos: “Que ninguna persona diga ni oiga cantares torpes ni deshonestos, ni eche equívocos provocativos, ni se den cantaleta, ni digan chansoneta, ni sátiras a mujeres, ni las acompañen en las romerías, lavaderos, fuentes … para evitar las graves ofensas que con semejantes motivos se da a la Majestad de Dios y remediar los perjuicios que han experimentado pena de proceder contra los transgresores conforme a lo dispuesto por las leyes de estos Reinos, según las circunstancias del delito” . (AOH Leg 525).

Por incumplimiento de las normas anteriores las autoridades la emprendieron contra los mozos que habían cantado las tonadas en la puerta de Caballero. De hecho fueron encarcelados al día siguiente, situación en la que aún permanecían cuando prestaron declaración ante el instructor del expediente.

Las manifestaciones del herrero Manuel Arroyo y de Antonio Prieto constituyen un testimonio de primera mano para la reconstrucción de los sucesos. La tarde de autos, acompañados de Vizcaíno y García Simón, después de beber en abundancia en la taberna de Ceferino, se sentaron en la Cruz de la calle La Fuente, cerca de la casa del cura, y entonaron el cundí, resultando heridos por los “granazos” de un tiro que atribuyeron al cura.

No fue el único proceso abierto a las cuadrillas. Una nota puesta al término del expediente reseñaba la condena de Pedro García Blanco y Antonio de Lorca por desobediencia a los Autos.

(*) De “Coplas, bailes y fandangos en los confines de Andalucia 1680-1808”. Juan Francisco Canterla González

Read Full Post »

Older Posts »