La excomunión de Don Rodrigo Caballero

Luis XIV, proclama a Felipe de Anjou el 16 de noviembre de 1700 como nuevo rey de España

Los cambios introducidos por la nueva monarquía eran fundamentales; supresión de los Fueros y las cortes de Aragón y Valencia (1707) y decreto de Nueva Planta, 16 de enero de 1716 en las Instituciones catalanas por el apoyo al Archiduque austriaco Carlos en la guerra de Sucesión; supresión de los consejos de la monarquía y creación, en 1714, de secretarias de despacho (Hacienda, Estado, Gracia y Justicia, Marina e Indias y Guerra), creación de la Armada Real, impulso a la Educación , creación de las Academias, las Reales Fábricas, etc. Obteniendo los mayores éxitos que afianzaron la continuidad borbónica a partir de 1726-1736 con el ministro José Patiño protector de Don Rodrigo Caballero.
REGNE DE VALÉNCE.excomunion

Sobre la Cartuja de Ara ChristiEn el año 1656 el rey Felipe IV le concede el título de Real, y la vida en la cartuja de Ara Christi fue transcurriendo tranquilamente, con excepciones como la Guerra de Sucesión donde los cartujanos se alinearon al bando austracista (anti Borbón).

Historia Constructiva de la Cartuja de Ara Christi-56

Es poco conocido el conflicto surgido entre la Cartuja de Ara Christi y el Mariscal de Campo y Superintendente del Reino de Valencia Don Rodrigo Caballero  Yllanes, que llevó a la excomunión de aquel noble valverdeño, hombre de confianza en los gobiernos de Felipe V.

Don Rodrigo, nos vendrá al recuerdo cada vez que pasemos por la Alameda y miremos hacia las dos torres para la guardia (“Las Torres de los Guardas”) mandadas construir por este noble valverdeño, político borbónico, que fue el impulsor de la construcción del paseo barroco de la Alameda, Albareda para los valencianos.Volveremos en otro momento a hablar de este paraje.

LA ALAMEDA DE VALENCIA-4-2

Fue en 1717 cuando los guardias de la renta (policía de aduanas) sorprendieron y apresaron en la playa de El Puig un carro de la cartuja de Ara Christi que había sido cargado con sal de contrabando procedente de un barco inglés fondeado aguas adentro.

LAS CARTUJAS VALENCIANAS Y SUS PERSONAJES HISTÓRICOS

Los guardias apresaron a los carreteros y llevaron el carro a Valencia, donde don Rodrigo hizo encarcelar a los mozos y los condenó a ser azotados. Los frailes cartujanos alegaron tener inmunidad ante la autoridad civil y pidieron protección al vicario general del Arzobispado, ya que estaba ausente el arzobispo Folch de Cardona, huido de Valencia por su tendencia antiborbónica y pro Archiduque Carlos.

Francisco_de_Solís_y_Folch_de_Cardona

arquebisbeantonioEl vicario episcopal, Jacint Ortí,  también contrapuesto a las autoridades del nuevo gobierno de Felipe V, atendió el recurso de los cartujos y tras oír la opinión del fiscal, amenazó al Superintendente con decretar la excomunión contra él, si en tres horas no ponía en libertad a los trabajadores de la cartuja y devolvía el carro de sal a los religiosos.

Don Rodrigo hizo valer su calidad de caballero de la Orden de Santiago ante la Audiencia, la cual pidió al vicario que se inhibiese, pero éste dio por mal planteado el asunto y publicó desde el púlpito de la catedral la excomunión del Superintendente, fijando el edicto en la tablilla que al efecto estaba en la capilla catedralicia de San Pedro, situada junto a la que en la actualidad alberga el Santo Cáliz.

La Audiencia volvió a instar al Vicario General para que revocase la excomunión, amenazándole con exiliarlo e incautarse de las rentas del Arzobispado, pero el Vicario General lanzó una nueva excomunión contra todos aquellos que obstaculizaran el ejercicio de su autoridad.

El asunto llegó al Consejo Supremo de Castilla y pronto, tres escuadrones de caballería llegaron a los domicilios del Vicario episcopal y otros cuatro canónigos, rodearon las casas y se les notificó su expulsión de España. Don Rodrigo, que seguía sin mostrar intención de entregar a la Cartuja el carro y las mulas, ni de sacar de la cárcel a los criados, solicitó al nuncio de Su Santidad que se le levantara la excomunión, que tanto daño podía hacer a su carrera política, y al mismo tiempo,  desde Francia, el Vicario General y los cuatro canónigos pedían al Rey su indulto.

Ambas mercedes fueron concedidas dos años después y el contencioso acabó con una comida en Barcelona a la que el Superintendente invitó a los cinco canónigos.

white 2015( c)

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s