Al fin, ya están aqui.

Cantaba Camarón

“…Después me nació un clavel

pa alegrarme a mí los días,

y ahora que tengo a los tres,

que maravilla la mía.

Que en el jardín de mi casa

nunca falte la alegría.

Ya no cantes cigarra,

apaga tu sonsonete,

que llevo una pena en el alma,

que como un puñal se me mete

sabiendo que cuando canto

suspirando va mi suerte.

Bajo la sombra de un árbol

y al compás de mi guitarra

canto alegre este huapango,

porque la vía se acaba

y no quiero morir soñando,

ay, como muere la cigarra.

Ábreme la puerta

que vengo najando,

y los gachés, primita de mi alma,

sí a mí me ven

me la van buscando.

La vida, la vida, la vida es,

es un contratiempo,

la vida, la vida es.

Ay la vida es, la vida es…”

Han sido años de constancia, de sacrificios, de preguntas, de superar dificultad tras dificultad, de un insistir sin límites con una constancia admirable que, va hacer ahora dentro de unos días  cinco años, vieron recompensado con el nacimiento  de una criatura de grandísimas dósis de despabile, cómo sus negros ojos, convirtiéndonos  en abuelos; Manué,   nuestro primer nieto.

Ayer, día de San Bosco, vieron al fin colmados sus ilusiones, su esfuerzo, su empeño y… aquí están ya con nosotros; Elena (como su madre y abuela) y Sebastián (como su otro abuelo, a quién no conocerán pero del que se hace continuador de su  nombre y apellido) entre una gran cantidad de primos que les han precedido.

A ellos, a los padres de Elena y Sebastián, toda  mi admiración y cariño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s