Feeds:
Entradas
Comentarios

 

FERIA DE VALVERDE.

Incansables ellos, de Torreblanca

Incansables, también nosotros

Incanzables

Venían tres o cuatro, de los cuales tres eran Quero de apellido,  hermanos oriundos de Morón de la Frontera, el cuarto Pepe Carrasco (en la foto tocando  la batería) de Torreblanca (Sevilla) cantaba por Bambino más que bien, todos ellos bizcos y con un “chin pún” único en aquellos años sesentas y setentas. Los Incansables de Torreblanca, la Banda de la Sopa o Los Quero .

Juan Quero , en la foto de pie tocando el acordeón,  basurero de profesión era cliente mío, ese acordeón se lo vendí en Sevilla. Cuando menos te lo esperabas aparecía hecho un cristo, oliendo a basura, con el dinerillo liadillo que venía a hacer una entrega para el instrumento, nunca retiró un artículo sin haberlo pagado integro. Todo lo cachondo y simpático que tenía en sus incansables actuaciones, lo tenía de serio en sus compromisos. Juan y Pepe sobreviven, los demás murieron.

VILLA PAQUITA- BIGOTE. Miguel y Paquita

 

Incansables fueron también Miguel y Paquita , BIGOTE, que con su gran generosidad y mejor humor nos abrían su casita “VILLA PAQUITA”, allá en el Empalme, junto a la caldera de esencia de Morián, a veces con las claras del día porque de verdad, eramos ¡¡¡INCANSABLES!!!.

 

 

Como otra tocaya suya, mi abuela, vivió en la Calleja aunque más abajo, justo frente a la casa parroquial, en el número ocho, en la Posada.

 

 

 

 

También  pequeña, pero grande muy grande de sonrisa y corazón, era la madre de “Los Catilla” gente singular; artistas, tallista, tanguero, comerciante, meteorólogo, filósofos todos, mujeres universales ( España, Africa, Bella, etc.) , comprometidas siempre con su entorno. Durante el tiempo que la conocí jamás mostró su pena, mucho menos cualquier atisbo de rencor, afable y cariñosa.

 

Para la chiquillería de entonces la posada fue una casa singular no sólo por la arquitectura, nunca debieron desaparecer las posadas ;  la de la calle Arriba, la de la calle Abajo, la de Juanillo “El herraó”, su arcada, el suelo empedrado, etc. a todo ello había que añadir la “memoria en blanco” , esculturas inacabadas, bocetos de obras que se truncaron  a tiro sucio y cobarde una mañana en las tapias de Beas, en el treinta y seis.

 

Allí,  Manuela Jimenez Delgado comenzó a vivir su pena, su agonía, llevada como pudo, aliviada a golpe de visitas de sus hijos y nietos, de tertulias en el cuerpocasa y al fresco de la Calleja dandonos ejemplo de bondad, prudencia y misericordia.

 

Feliz  Feria a todos. 

 

Andrés Romero Álvarez

 

11 de agosto, semana de la Feria de Valverde.

Breve historia de una donación

 

“La Goya“, fundada en 1897 por  Ignacio Romero,  alcanzó a partir de 1910 coincidiendo con la boda de su dueño con Reposo Contioso Arrayás, “la Reposita de la Goya” para todos los que la conocimos y quisimos.

la reposita.0158

Reposita era más lista que el hambre, excelente conversadora, muy dinámica, una gran trabajadora  y mejor relaciones públicas además de mescenas de algún universitario de los poquisimos de entonces a los que sacaba de apuros en aquellos tiempos tan difíciles.

Tras los años gloriosos de bailes, actuaciones y grandes kermes, ya narrados por mi sobrino Diego Romero Veiga en su entrada en “devalverde.es”, el pasado enero, sus abuelos Reposo (heredera del negocio) y Porfirio dieron un sesgo al negocio convirtiendolo en Salón de Billar y futbolines den el saloncillo del patio, tras la jubilación de Reposita en 1949 , había enviudado en 1948. 

Al final de los años setenta, coincidiendo con la donación  del coste de la confección del nuevo y actual Simpecado de la Hermandad del Rocio por el abuelo paterno de Diego Romero Veiga gran impulsor del Rocio en Valverde, fue en dos ocasiones hermano Mayor de la hermandad, logró de sus consuegros Reposo y Porfirio la donación de las bolas de billar de la GOYA, una vez cerrado el negocio, en 1981 muere Porfirio. 

Simpecado de Valverde. Detalle

Gracias pues a la generosidad de la abuela Reposo Sánchez Contioso que donó las bolas de marfil y al interés y el empeño del abuelo Diego Romero Pérez se logró la Carambóla; Cara y manos de la Virgen y el Niño del Simpecado de la Hermandad de la Virgen del Rocio de Valverde del Camino, son ¡¡ de las bolas de billar de “LA GOYA”!!.

Carambola del Simpecado

Día de “Madre Angelita”

(Santa Angela de la Cruz)

 

la CULMEN

 

El  domingo 2 de agosto de 1942 fue un gran día de fiesta en la fabrica de calzados CULMEN, propiedad de mi padre, Manuel Romero Pérez, por dos hechos de marcado sentido religioso en nuestra familia.

Uno fue, la Primera Comunión de los primogénitos de mis hermanos; Diego y Manuela  que juntos y en un día tan poco propicio para este tipo de celebración, de la mano de nuestro tío-abuelo cura,  José Manuel Romero Bernal la recibirían, por la mañana, en la Capilla del Convento de las HH. de la Cruz en el Barrio Santana. 

Las Hermanas de la Cruz , desde siempre, formaron parte de nuestra familia. Además se da la coincidencia que tanto Santa Angela como mi madre; Dolores Álvarez y su hermana Rosario Álvarez (Hermana San Daniel de la Cruz) todas ellas fueron aparadoras de jovencita.

Durante la ceremonia, en el momento en el que el tío cura se dispuso a dar la comunión a la pareja de hermanos, estos comenzaron a cantar una preciosa canción que nuestra madre preparó, ella  los ensayó para que en el momento, para ellos mágico, sorprendiera al oficiante y a todos los asistentes.

Ya por la tarde de aquel, imagino, caluroso domingo agosteño, en la fábrica de Culmen, allá en Triana, tuvo lugar el segundo de los actos del día; La entronización en el despacho de dirección del cuadro del Corazón de Jesús que desde aquel día presidió, junto al retrato de nuestro querido abuelo Diego Romero Bernal fervoroso devoto de esta advocación, maestro de zapateros, mi padre entre ellos quien siendo muy joven, 16 años, continuó su obra.

culmen 23-10-1954culmen_8

A la fiesta, además de todo el personal de la fábrica, acudieron una gran cantidad de invitados que participaron hasta la madrugada de un magnífico ambiente .

VALVERDE DEL CAMINO. Tosantos 2006

Fue en Tosantos

El 1 de noviembre de 2006, viendo salir el paso con la Virgen del Reposo, tras la hora del Angelus, tras haber presidido la solemne misa de la Renovación del Voto de los Cabildos Municipal y Eclesiástico que desde 1756 viene celebrándose tras el desgraciado acontecimiento del Terremoto de Lisboa.

Junto a Elena, mi mujer, y Ana Maria, mi cuñada, me encontraba en la puerta de lo que antes fue “la Drogueria SUR, frente a la taberna del Cuquillo. Desde allí mi mirada, fijada en la veleta de la torre, fue bajando siguiendo el haz de luz que el sol lanzaba, paralelo al capitel, hasta el florido trono de la Virgen. Volvió  atrás mi vista, hacia arriba, hasta detenerse en la estampa que la silueta de una cigüeña posada sobre el “bolillo” del angulo izquierdo de la baranda que corona el campanario. 

Aquella imagen de la cigüeña, espectadora de excepción, en aquel momento tan extraordinario, me llevó a construir la historia que ahora en el vídeo les cuento… 

LA PLAZA

Días pasados he ido subiendo fotograias de diferentes épocas y autores, la mayoría anónimas, a la página del Facebook, https://www.facebook.com/DeValverdedelCamino, en donde se mostraba la imágen de nuestra Plaza de Ramón y Cajal a través de los tiempos. Conforme fui observando las diferentes épocas iba descubriendo detalles, reconstruyendo historias, recordando el Valverde, oído contar y el vívido. 

Observando la imagen de la foto que a continuación les presento, anterior a la Plaza del “Templete ” primero, del Bar Central años más tarde, recordé …, fue como un flash…, que

La Plaza 1949

El enmarcado en rojo sobre el pavimento de losetas de “cemento” gris, semejando una greca o cenefa, cortado en sus cuatro esquinas en angulo recto con cruz en “aspa” y  en el centro una gran cruz al modo de “cruz de san Andrés”, trajo a mi memoria el recuerdo de nuestro entrañable  “Torito Colorao”

La Plaza 1949

Seguí observando la fotografía, al tiempo que la  memoria empezaba a funcionar, junto al roa roa, observé una figura de mujer con babi o bata de trabajo blanca, justo en la esquina, vuelta hacia la pared, entonces aún no existían los jardincitos, año 1949, que más tarde junto con los naranjos con jaulas de madera blanqueada se pusieron en la reforma en la que se introdujo el Templete.

Allí, recordé, en el rincón había una fuente con un gran grifo de cruceta en metal.

Y… EL AGUA, ¿de donde venía el agua?, hasta 1971 no llega el agua corriente a Valverde. Cada año, en la revista de Feria leíamos, muchas veces en portada; ULTIMA FERIA SIN AGUA,  a lo que solíamos añadir; segundo año triunfal. 

la plaza (2)

¡¡¡El Pozo!!!, en la plaza había un pozo tapado con un bloque, como los husillos aunque terminado/camuflado con solería igual a la del resto del pavimento de la  plaza,  señalizado con un rótulo en letras de palo seco terminado en metal, incrustado en las losetas que decía; 

POZO

La Plaza.1949-pOZO Y gRIFO

“El Gatillo lo cantaba rondando, con el lucero

y la luna lo escuchaba”

 

ILDEFONSO ROMERO BERMEJO, “El Gatillo”, creador y referente del genuino fandango de Valverde, fue carnicero de profesión con despacho, desde siempre en el Mercado de Abastos pero no en el Mercado que hoy se inaugura tras su remodelación, sino en el anterior. “El Gatillo”, casado con Ana Ramirez, vivió en el nº 10 de la calle Luis Fernandez (hoy El Barrio), y murió en septiembre de 1929 a la edad de 64 años.

10436328_10202131206749832_8490962618348582461_n

 

El mercado, reabierto hoy fue inaugurado en 1930 por iniciatíva del entonces alcalde de Valverde Luis de Mora Batanero que no obstante no pudo inaugurarlo por haber dimitido en bloque toda la Corporación Municipal en Pleno, antes de su apertura.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.